martes, 27 de septiembre de 2016

Luchi Ybañez, el gran anfitrión.


Había estado en Buenos Aires y mientras buscaba la AU Sur, siempre me pierdo en esa parte de Ezeiza, suena el celular y me aparco para atender. Era mi amigo y vecino Luchi Ibañez que me quería invitar a comer un asado. 
"En siete horas llego", respondí. 
Eran las 9 de la mañana, así que quedamos a la noche encontrarnos... 



 Y en la noche de ese viernes nos encontramos... Sin planearlo demasiado, resultó un inolvidable momento compartido. 
"Oye chango venite a comer un asado a casa esta noche", era la frase que retumbaba en mi cabeza durante todo el viaje hasta entrar a Córdoba.

Y finalmente ya en Córdoba, desempaqué y me bañe antes de ir a su casa. Vivimos a 10 metros, así que fui caminando.
A las 21:00 estaba frente a su puerta, sobre la vereda y hasta allí llegaba el olor a asado, percibía que había cerdo...
Los vecinos que pasaban caminando decían "que rico"....
Luchi es un gran anfitrión, y tenía puesto en la parrilla "provoleta", un matambre, costilla de cerdo y carne de vaca.
Daba ganas de quedarse a vivir en esa casa, además del buen vino y la calidez familiar. Ahora me toca a mí sorprenderlo en mi casa...  










No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estas son las comidas que cocinamos en casa.